tensiómetro
Embarazo,  Pruebas

Tensión alta y preeclampsia durante el embarazo, mi experiencia

Después de un embarazo movidito con el tema del virus y la mudanza Tristán se encajó muy pronto, sobre la semana 33, y me recomendaron hacer un poco de reposo para que no se adelantase. Pero sus planes eran otros y finalmente nació tras un parto inducido por una preeclampsia que me detectaron en monitores en la semana 39.

Preeclampsia en el embarazo

La preeclampsia es una enfermedad que aparece en mujeres embarazadas y aun no se ha encontrado una causa clara. Se caracteriza por tensión elevada, hinchazón en pies, manos y cara y perdida de proteínas en la orina y suele desaparecer tras el parto.

Si estás embarazada y tienes tensiones elevadas es posible que te recomienden una prueba de orina para comprobar si existen proteínas en la misma y de esta forma detectar una posible preeclampsia. La hinchazón es más complicado que nos alerte porque es un síntoma que muchas embarazadas sufren por la mala circulación..

La aparición de preeclampsia durante el embarazo es muy peligrosa tanto para la mama como para el feto porque impide que la placenta reciba suficiente sangre reduciendo el nivel de oxígeno y nutrientes que recibe el bebé.

¿Qué síntomas podemos notar?

edema en pies

Durante las revisiones de ginecólogo y matrona se lleva un control de las tensiones de tal forma que si aprecian una subida de la misma pueden mandar más controles. De todas formas, si notas alguno de los siguientes síntomas, lo mejor es acudir al especialista:

  • Dolor de cabeza muy fuerte
  • Somnolencia
  • Dolor fuerte en la zona del estómago
  • Mareos
  • Ver luces o borroso
  • Hinchazón repentina o excesiva

¿Cómo me detectaron la preeclampsia?

Mi tensión siempre ha sido muy regular, incluso durante el embarazo de Bastian, y se suele mantener en 110mmHg de sistólica y 60mmHg. Cuando empecé los controles de embarazo solita tenerla en 120-80, pero tampoco le di mucha importancia porque no era elevada, aunque si me extrañó.

A partir de las 20 semanas empecé a notar que, de vez en cuando, se me taponaba el oído izquierdo y sobre la semana 30 esto pasaba muy a menudo por lo que pedí cita en el médico. Tras la revisión por un otorrino me comentaron que posiblemente sería por las hormonas y cambios de circulación del embarazo que me afectaban al oído.

Al poco tiempo comencé a sufrir vértigos que asociaron a los problemas de oído pero, de todas formas, me aconsejaron tomar las tensiones por si acaso y si superaban los 140/90 acudir a urgencias. Esto no paso, pero siempre estaba rondando los 130/80, algo muy raro en mí.

Cuando acudí a monitores en la semana 39 estaba en 130/90 y dos días antes había amanecido con los pies muy hinchados. Me mandaron recoger las tensiones durante una semana y volver con ellas a la semana siguiente, pero al día siguiente me levante y mi tensión era de 150/97 así que toco echar a correr a urgencias.

Tras tomar la tensión allí, que ya había bajado a 130/90, me hicieron una prueba de orina comprobando que había perdida de proteínas por lo que nos mandaron a casa con volante para ingresar al día siguiente a las 8 de la mañana para provocar el parto.

¿Cómo se trata la preeclampsia?

El tratamiento más efectivo para la preeclampsia es la finalización del embarazo, porque una vez que nace el bebé esta suele desaparecer. En mi caso tardó aproximadamente una semana en regularse de nuevo la tensión.

Pero en ocasiones la enfermedad se detecta en semanas tempranas del embarazo y no es posible adelantar el parto porque el bebé nacería prematuro. En esos casos posiblemente receten a la mamá un medicamento antihipertensivo y le recomendarán hacer reposo.

Mi segundo parto inducido

urgencias

Pese a que esta vez, dado que tuve que hacer reposo y tenía bastantes contracciones, pensaba que me iba a poner de parto de forma natural de nuevo tuve otro parto inducido. La experiencia fue muy buena y la contaré en otro post y la recuperación mucho más rápida que la anterior.

Nuestra estancia en el hospital se alargo un día más para controlar las tensiones que tardaron una semana aproximadamente en regularse. Tras una analítica y controles un mes después del parto me dio el alta de la preeclampsia el nefrólogo aunque tendré que hacer un chequeo en 6 meses por prevención.

¿Has tenido preeclampsia durante el embarazo? Te animo a que nos cuentes tu experiencia en comentarios para que pueda ayudar a otras mamás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies