gato en cuna
Compras,  Crianza,  Puericultura,  Seguridad

De la cuna a la cama sin usar sábana fantasma

Cuando Bastian nació uno de los primeros regalos que nos hicieron fue la famosa sábana fantasma y, en la misma bolsa en la que llegó, está en el trastero. Y os preguntaréis ¿Entonces cómo lo pasamos a la cama? Vamos a ver las ventajas de una cama Montessori.

De la cuna a la cama

Bastian comenzó durmiendo en la minicuna de colecho durante los primeros 6 meses pero se le quedó pequeña y, como nos resultaba muy cómodo, decidimos comprar la cuna Sundvik en Ikea y ponerla quitando un lateral pegada (y atada) a nuestra cama.

Sinceramente, si aun no has comprado minicuna y tu idea es ponerla en modo colecho mi recomendación es que no lo hagas. La minicuna se limita a los 6 primeros meses y comprando una cuna de colecho como la de Ikea cumplirá la misma función desde el nacimiento y tendrá una vida útil mucho más larga.

Por otra parte, si decidís usar la cuna Sundvik como colecho controlad que esté bien atada a la cama, que quede estable y que no haya hueco entre el colchón de la cuna y nuestra cama. En nuestro caso quedaba un pequeño espacio por lo que compramos la cuña Siggerud en Ikea, la cortamos a la largura de la cuna, la doblamos y la metí dentro de la sábana rellenando ese hueco.

Bastian durmió en la cuna de colecho hasta hasta los 12 meses aproximadamente cuando, al ponerse solo de pie, decidimos que era hora de bajar la altura. Cómo aún no andaba la pusimos como cuna normal con la altura en el nivel más bajo.

Cuna-cama de Ikea

A los dos años aproximadamente pusimos la cuna Sundvik en modo cama. Nosotros lo hicimos a esa edad porque fue cuando Bastian podía subir y bajar de ella sin problema pero cada niño es un mundo y podéis hacerlo antes si vuestro peque está preparado.

Cómo él se mueve mucho al dormir, le pusimos una barrera de espuma dejando un hueco en un lateral para que el pudiese subir y bajar cuando quisiera.

Cama extensible de Ikea

cama minnen

Al mudarnos de casa pusimos en la habitación infantil la cama extensible Minnen de Ikea en su medida más pequeña (130cm) y Bastian empezó a echarse la siesta en ella. Por la noche, sin embargo, seguía durmiendo en la cama-cuna dentro de nuestra habitación porque era más fácil para todos.

Al nacer Tristán colocamos la minicuna de colecho (aunque él siempre ha dormido en la cama) y Bastian continuó durmiendo en el dormitorio principal en la cama-cuna. Después de un mes, note que Bastian se despertaba mucho y le pregunté si prefería dormir en su cama nueva también por la noche y me dijo que sí.

Desde entonces, a los 29 meses, duerme en la cama extensible de Ikea con una pequeña almohada muy fina y su sueño ha mejorado bastante. En su caso, cuando se despierta no se levanta si no que nos llama, pero el mismo entra y sale de la cama sin problema y es tan bajita que no hay peligro de que se haga daño si se cae.

Con esto no digo que su sueño haya mejorado por dormir en su habitación, ya que creo que hasta este momento no estaba preparado. El sueño es un proceso madurativo y yo note que su patrón cambió aproximadamente a los 28 meses y los ruidos de la habitación le molestaban más, por ello fue el momento ideal para el cambio.

Por qué no hemos usado sábana fantasma

El dormitorio que colocamos cuando Bastian nació es evolutivo y cuenta con una maxicuna y cambiador que se convierten en cama nido. Hubiésemos podido utilizar la propia cama nido al mudarnos añadiendo una sábana fantasma, pero esto le quitaría mucha autonomía a Bastian porque dependería de nosotros para entrar y salir de ella.

Cómo en la habitación teníamos sitio de sobra preferimos colocar una cama adicional y cuando crezcan veremos como lo adaptamos. Nuestra idea es dedicar una habitación a dormir y otra a jugar así que, cuando Tristán esté preparado para dormir fuera de nuestro dormitorio, posiblemente ocupe la cama Minnen y Bastian pase a dormir en la cama nido arriba o abajo, según la edad y como suba y baje.

¿Qué opción elegir y cuándo hacer el cambio?

niño leyendo

No hay una forma buena o mala de acostar a nuestros peques, todo dependerá de las necesidades y gustos de cada familia. A nosotros nos gustó mucho la idea de poder darle autonomía a Bastian y que él tuviese acceso a la cama y pudiese acostarse y levantarse cuando quisiera. Él nos pide que le acompañemos a acostarlo y cuando se levanta nos llama, pero sube y baja solo de la cama.

Si en tu casa encaja mejor una cama nido tienes la opción de pasar al peque a la cama inferior sin utilizar la sábana fantasma o colocarlo arriba con ella hasta que no haya riesgo de caídas. Si tienes una cama normal y tu peque sabe subir y bajar pero te da miedo que se caiga por la noche también puedes colocar una barrera de cama de tela o madera. Cómo ves hay muchas opciones que se adaptan a las necesidades de cada uno.

Sobre la edad a la que hacer cada cambio, lo mejor es que veamos la evolución de nuestro peque. Hay niños que duermen la noche del tirón desde muy pequeños y eso facilita pasarlo a su habitación, otros sin embargo siguen despertándose varias veces hasta ser más mayores y resulta muy cómodo que duerman a nuestro lado.

¿Dónde duerme tu peque? ¿Cómo hiciste el cambio a su habitación? Te animo a contarme tu experiencia en los comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies