El parto,  Embarazo

Como fue mi parto provocado, mucho más rápido de lo esperado

Hace tiempo que quería hablaros un poco de mi parto pero lo he ido dejando y ya ha pasado más de un año. Desde que me quede embarazada estuve muy bien, haciendo vida normal hasta la semana 34 en la que me aconsejaron bajar un poco el ritmo ¡Y tanto que lo baje! Finalmente tuve un parto provocado que fue bastante mejor de lo esperado.

Con muletas y a lo loco

embarazada con muletas

En la semana 37+6 pisé una tapa de riego en mal estado y metí la pierna hasta la rodilla dándome un golpe que me hizo estar con muletas hasta el día del parto.

Lo primero que pensé es que me había roto el pie del dolor tan fuerte que tenía, pero una ecografía lo descartó. Aún así estuve muchos días con un dolor horrible, podía apoyar la pierna en recto pero no moverlo hacia ningún lado ni apoyarlo sobre superficies.

Os podéis imaginar lo que me costaba moverme… entre la barriga y el pié era misión imposible. Cuando tenía que recorrer una distancia un poco larga me tenían que llevar en silla de ruedas o en coche.

No se si fue por esto o porque tenía que ser así pero llegó la semana 41 y Bastian no daba señales de salir. No tenía contracciones ni notaba nada y como el líquido amniótico iba bajando me pidieron permiso para hacer la maniobra de Hamilton y, si no funcionaba, a los dos días ingresaba para provocar.

Esto va para largo

La maniobra no surtió efecto y lo único que tuve fueron vómitos en la noche antes de ingresar, puede que fuese un aviso de que estaba cerca el momento pero ya no había margen.

Entré en el hospital a las 9 de la mañana del día 30 de Septiembre de 2018 y lo que menos podía imaginar es que esa misma tarde ya tendríamos a Bastian entre los brazos.

Me colocaron los monitores y el ginecólogo me explico que me iban a colocar el Propess, me mandarían a una habitación en planta después de comer y me lo retirarían a las 12 de la noche. Al día siguiente empezarían con Oxitocina y si la cosa no avanzaba acabaría en cesárea. Vaya, que la cosa pintaba que iba para largo…

A las 11 me pusieron el propess y me dejaron un rato los monitores. A las 12 nos dejaron salir a dar un paseo (os podéis imaginar que corto con mis muletas) hasta las 13 que nos servían la comida. Nada más salir empecé a notar molestias y preferí entrar a la habitación de la zona de partos y sentarme un poco.

A las 13 me trajeron la comida y mientras me levantaba de la cama rompí aguas y empezaron las contracciones. La primera media hora tenía algo de margen entre una y otra pero me dio tiempo justo de cambiarme y ponerme la ropa del hospital y empezaron minuto o menos y muydolorsas. Me retiraron el Propess.

Para las 15 horas estaba dilatada de 4 cm y pedí la epidural (ilusa de mi que soñaba con un parto natural) porque no podía parar… Emilio no llegaba a contar el minuto entre una contracción y otra.

Os podéis imaginar el show para pasar a la camilla del anestesista entre mi barriga, mi pie lesionado y las contracciones que no daban tregua… Pero después de eso todo fue rodado.

Me pusieron oxitocina al volver a la habitación, porque a veces la epidural frena el proceso, pero me la tuvieron que quitar. Eran las 16 horas y estaba de 8cm. En cuanto salio la matrona por la puerta le dije a Emilio… Yo creo que este niño sale ya.

Esperé un poco porque me daba cosa volverla a llamar pero a las 16:30 yo notaba que salía y efectivamente estaba dilatada completa. En principio se quedo la matrona para que fuese empujando y empezase el parto en la habitación, pero el latido del bebé subía si empujaba boca arriba así que preferían mandarme al quirófano para tener todo más controlado.

Total… que todas las que entramos a provocar nos habíamos puesto de parto y me quitaron el quirófano tres veces… Estuve intentando no empujar hasta las 7 de la tarde que por fin se quedo libre y en cuanto el ginecólogo me mandó empujar dijo »qué entre el padre ya que sale».

Aun así, después de tantas horas a punto de salir, el pulso del bebé aumentaba al empujar y me hicieron un corte que supuso 7 puntos. Yo creo que si hubiese podido empujar de lado desde que Bastian quería salir, posiblemente me hubiese ahorrado, si no todos, al menos algunos puntos.

A las 7 y medía teníamos a Bastian con nosotros en un parto mucho más corto y menos traumático de lo que había imaginado. En cuanto entre a provocar lo primero que pensé fue: »Esto acaba en cesárea» así que esos puntos en ese momento no me parecieron tantos para lo que esperaba.

Informada y tranquila

perro y capazo bugaboo

Una vez que ya está pasado es muy fácil deciros que no le deis vueltas y las que os encontráis a punto de dar a luz seguro que no podéis evitarlo pero ya veis que, aunque fuese un parto provocado, en mi caso fue muy rápido y si no hubiera tenido que esperar para los pujos yo creo que casi perfecto.

Solamente os recomiendo que os informéis bien de los medios con los que cuenta el hospital en el que queréis dar a luz (duchas, bañeras, pelotas, oxido nitroso…) para saber que podéis pedir cuando estéis allí.

También es de ayuda rellenar el plan de parto, aunque luego no se cumpla como me pasó a mi que en principio no quería epidural, pero sirve para plantearte como quieres más o menos que sea todo el proceso.

¿Cómo fue vuestro parto? ¿Me lo contáis en comentarios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies