Alimentación,  Crianza

¿Cómo podemos introducir los cereales en la alimentación de nuestro bebé sin pasar por cereales industriales?

En tema de la alimentación complementaria encontramos una rama »tradicional» que recomienda las papillas como las tomamos nosotros de pequeños pero cada vez gana más fuerza la alimentación autoregulada o BLW.

Nosotros no somos ni pediatras ni nutricionistas, pero después de hacer varios cursos e informarnos muchos al empezar la alimentación complementaria vamos a hablar de nuestra experiencia.

¿Cuando empezar con la AC?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que la OMS y la Asociación Española de Pediatría confirman que hay que mantener la lactancia materna exclusiva (salvo casos concretos en los que surja alguna complicación) hasta los 6 meses y lo mismo ocurre con la lactancia artificial.

Por lo tanto, partimos de que no hay que introducir ningún alimento antes de esa edad pese a que imagino que a muchas de las que leáis esto os han indicado que empecéis con frutas o cereales a los 4 o 5 meses…

De todas formas, sobre todo si vamos a optar por el BLW, debemos esperar a que el bebé esté preparado para tomar algo que no sea leche ¿Cómo lo sabremos?

  • Presentar un interés activo por la comida.
  • Desaparece el reflejo de extrusión (expulsión de alimentos no líquidos con la lengua).
  • Es capaz de coger comida con la mano y llevarla a la boca.
  • Se mantiene sentado con apoyo.

¿Cuando introducir los cereales con gluten?

Otro tema de discursión: El gluten. La mayoría de pediatras lo recomiendan a partir de los 9 meses, de hecho a Bastian en su última revisión nos dijeron que se lo introdujésemos, pero el lleva tomándolo desde los 6 meses ¿Por qué? Porque ya se ha demostrado que no influye el introducirlos antes o después con la probabilidad de sufrir la enfermedad celíaca.

Problemas de los cereales industriales

Si analizamos la composición de la mayoría de los cereales industriales, comprobaremos que aunque no lleven azúcar añadido (Huiremos también de los que lleven miel o galletas) la cantidad de azúcar es muy alta.

Esto se debe a que el proceso de preparación que llevan, el dextrinado o hidrolizado, provoca que se liberen azucares libres de absorción rápida.

¿Qué podemos hacer si queremos evitar estas cantidades de azúcar? Podemos optar por opciones con menos azúcar .

Si optamos por esta opción lo ideal es darlo en papilla o preparaciones similares, no en biberón, porque de esa forma posiblemente tomarán más cantidad de la que necesitan.

De todas formas, hay que analizar porque se comenzaron a utilizar este tipo de cereales. El estoma de un bebé no esta preparado para digerir los cereales como tal hasta los 6 meses, como no los aceptaban bien se crearon estos cereales dextrinados que podemos decir que están »predigeridos».

¿Para que dar a un bebé algo que no está preparado para tomar? Por eso lo ideal es esperar a introducir los cereales a los 6 meses y, a esa edad, pierde el sentido darle cereales predigeridos porque ya pueden tomar los cereales como nosotros.

Algunas ideas para ofrecer cereales

Vamos a ver algunas opciones para ofrecer cereales a nuestro peque sin necesidad de dar cereales en polvo:

Pan: un clásico, optaremos por un pan integral y sin sal a poder ser. Podemos ofrecerlo solo o untarlo con aguacate, tomate, aceite…

Gachas de avena: Podemos preparar unas gachas de avena humedeciendo los copos con agua o cocíendolas y, cuando tengan más de un año, con leche de vaca entera. Nosotros solemos añadirles también algo de fruta aplastada con el tenedor y a veces un poco de canela

Galletas: Para mi es una de las formas más cómodas de dar fruta y cereal. Voy haciendo mezclas distintas, pero la idea es mezclar fruta aplastada con el tenedor (en el caso de la manzana cocida previamente) y añadir copos de avena, harinas integrales o lo que prefiramos. Mezclamos todo bien, que tenga una consistencia un poco espesa, y lo metemos al horno hasta que veamos que están doraditas pero no duras ¡Y listo!

Bizcochos y otras recetas: podéis encontrar muchas recetas caseras que incluyan cereales y en las que podamos evitar el azucar: tortitas, bizcochos, panes… Para endulzar podemos utilizar, por ejemplo, dátiles o plátano.

Pasta integral: Este es uno de los platos favoritos de Bastian y da mucho juego porque podemos combinarla con todo tipo de ingredientes: carnes, verduras… La coceremos mucho, sobre todo al principio, para que nuestro bebé lo pueda deshacer fácil.

Arroz, quinoa, etc: El arroz cocido (lo dejaremos 24 horas en remojo para eliminar el arsénico) y la quinoa nos darán mucho juego para hacer bolitas y otros preparados con verdura.

Nosotros hemos utilizado muchísimo los libros »Sin dientes y a bocados» de Juan Llorca y »Mi niño come de todo» de Begoña Prats. Ambos incluyen muchísimas recetas que podéis preparar para toda la familia.

Si prefieres dar triturados, puedes también ofrecer los cereales preparados en casa. Las gachas por ejemplo, una vez reblandecidas con el agua, se pueden triturar.

Además, para que podáis comenzar la alimentación complementaria con mayor tranquilidad, os recomiendo el curso »Alimentación complementaria y BLW» de Criar con Sentido Común y el curso de alimentación hasta los 12 meses de Escuela BLW.

Ambos son completos y nos darán las pautas para saber como introducir los alimentos, cuales son las necesidades nutricionales de nuestros bebés y como podemos cubrirlas. También incluyen unas pequeñas nociones de Primeros Auxilios para que estemos más tranquilos a la hora de introducir los alimentos en el método BLW.

Y tú ¿Cómo lo hiciste? Si tienes alguna recetilla te animo a dejarla en los comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies