Compras Crianza Planes con niños Puericultura Viajar con niños

Carro Bollerwagen para moverte con niños

bollerwagen

Cuando me quedé embarazada de Tristán, Bastian tenía solo 20 meses. Al acercarse el momento del parto fuimos planteándonos comprar un carro para llevar a los dos niños, pero ninguna opción nos convencía hasta que descubrimos los carros Bollerwagen.

Moverse con dos hijos muy seguidos

Cuando tienes dos peques que se llevan dos años y medio o menos, los paseos son algo en lo que hay que pensar mucho porque el mayor aun necesitará ratos de ir sentado. El clásico patinete para nosotros fue un desastre porque necesitábamos uno con silla y ocupaba mucho.

Nos planteamos mirar un carro gemelar, pero las opciones que miramos ocupaban mucho y si eran »todoterreno» el precio subía bastante.

Finalmente, optamos por continuar con el Bugaboo Fox en capazo para el bebé, la Bugaboo Ant para el mayor y porteando mucho. La verdad es que nos fue muy bien durante los primeros meses.

Una vez que Tristán fue creciendo, moverme yo sola con los dos se iba complicando. El porteo siempre me ha resultado muy cómodo, pero cuando uno iba en la mochila el otro también quería y lo mismo pasaba si uno de ellos prefería ir en la silla.

Cuando Tristán cumplió un año empecé a plantearme seriamente comprar el carro Bollerwagen pero lo fuimos dejando, dudando de si le daríamos uso, y solo me arrepiento de una cosa ¡No haberlo hecho antes!

Carro Bollerwagen

Este tipo de carros está muy extendido en Europa, sobre todo en Alemania. De allí es la marca Fuxtec, fabricante de nuestro modelo de carro. En España, sin embargo, solo se conocen en zonas de playa o entre gente que frecuenta los camping como medio para transportar las cosas.

A diferencia de los modelos habituales que podemos encontrar en tiendas como Decathlon, los carros de Fuxtec tiene un diseño pensado especialmente para poder transportar también a los peques de casa.

El carro lleva techo con protección UV, suelo y barras acolchadas y ruedas de goma para hacer el paseo más cómodo. Además, se le puede añadir mosquitera, arneses de sujeción, plástico de lluvia y hasta una colchoneta.

Dependiendo del modelo (CT850 y CT900) cuenta con una cesta de almacenaje, que viene genial para llevar todas las cosas de los peques. Algunos (CT800 y CT850) también incluyen una bandeja inferior que sirve tanto para llevar cosas como para ampliar el espacio: se abre un hueco con cremallera para que los peques puedan sacar los pies.

Aunque pueda parecer un carro muy grande, realmente en tamaño y peso no se lleva mucho con los carros convencionales como el Bugaboo Fox. Además, se pliega fácil pasando a ocupar muy poco, algo útil si no nos cabe en el ascensor.

Tuneando el CT850

Como no estábamos muy seguros del uso que le íbamos a dar, en principio decidimos coger solamente el carro y un arnés universal para poder sujetar a Tristán. Al empezar a utilizarlo descubrimos lo fácil que era movernos con él pero que le faltaba comodidad para los nenes.

Buscando algo con lo que acolcharlo, encontramos en Ikea los cojines Justina que encajan a la perfección en el carro. Compramos tres: dos para la base y uno para el respaldo de Bastian.

Como Tristán aun es pequeño, preferimos algo que lo recogiese más y compré una funda de trona en Verbaudet que parece hecha para el carro. Os he dejado un video de como lo montamos en un momentito.

Viajar con el Bollerwagen

Compramos el carro Fuxtec justo antes de nuestras vacaciones de verano y nos daba un poco de miedo viajar solo con él, sobre todo por el tema siestas. No solo fue comodísimo para movernos, si no que además conseguimos que los dos peques se echasen la siesta a la vez varios días ¡Milagro!

Dentro del carro pueden ir jugando, compartiendo la merienda, se pueden mover y tumbarse… Eso hace que no les cueste entrar, que en nuestra casa (como en muchas otras) sentarse en el carro convencional es una pelea.

Además, cuando el mayor o el pequeño quieren ir andando, los demás trastos van dentro del carro y no hay que ir cargando con todo.

En nuestro viaje a Gijón incluso Lucca, nuestra perra, probó el carro porque uno de los días estaba tan cansada que no quería seguir paseando y compartió espacio con Bastian mientras llevábamos a Tristán porteado.

Hemos viajado en tren con el carro y lo único que tuvimos que hacer es intentar llevar las bandejas vacías y plegadas para que ocupase menos. Por lo demás, fuimos hasta el tren con los nenes en el carro, una vez allí lo dejamos en el hueco para maletas y ¡Listo!

Si tienes alguna duda sobre el carro puedes dejármela en los comentarios y si tu también disfrutas de tu Boller te animo a que nos cuentes tu experiencia en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies